Identificarse

Identificarse

Iago

                                                                                                El caso de Iago

 

11Iago nació en el Hospital Xeral de Vigo el 2 de Julio de 2.001 y tenía pie zambo bilateral, tal y como se diagnosticó al final de la gestación.

Nos informaron que iban a aplicarle un tratamiento correctivo con yesos progresivos "según la técnica del Dr. Ponseti". A los dos días de vida le pusieron los primeros yesos y permaneció enyesado hasta los tres meses y medio (15 semanas aproximadamente). En principio el cambio de dichos yesos se iba a hacer cada 7 dias, pero su pie izquierdo no los toleraba bien y en ocasiones había que retirárselo a las 24 ó 48 horas como máximo porque el pie se hinchaba y ennegrecía.

A mediados de octubre de 2001 los médicos nos comentaron que dicho tratamiento no era efectivo y que habría que recurrir a la cirugía, porque con los yesos no experimentaba mejoría, por lo que nos dieron cita para ver a Iago a los seis meses de edad con el  fin de comenzar con el preoperatorio. Acudimos  dicha cita y considerando que era demasiado pronto nos citaron para volver e los 8 meses de edad. En esta ocasión nos dijeron que íbamos a esperar un poco más, pero que nos llamarían para hacer las pruebas.

A los once meses y medio de edad Iago aún no había sido sometido a dicha intervención quirúrgica y llevaba sin ningún tipo de tratamiento desde que dejara los yesos. Fue entonces cuando lo programaron para operar. En ese momento, a través de Internet, tuvimos conocimiento de que el Dr. Ponseti ejercía en un Hospital en Iowa y consultando sus páginas, nos dimos cuenta de que llevábamos mucho tiempo tratando de que operaran a nuestro hijo y realmente íbamos a cometer un gran error.

Nos pusimos en contacto con él y le enviamos unas fotos. Nos dijo que creía que la corrección con yesos era posible a pesar de que casi tenía un año, pero que en España no había profesionales que tuviesen experiencia con niños de su edad. En ese momento aplazamos la intervención y nos fuimos a Iowa con nuestro hijo. Permanecimos allí 6 semanas y el tratamiento fue todo un éxito gracias al Dr. Ponseti y al Dr. Morcuende. Estuvo enyesado durante 8 semanas y por increíble que parezca sus pies se corrigieron.

El cambio de yesos se realizaba  cada 5 días y nunca le causaron molestias. A continuación utilizó la férula de abducción durante 3 meses 23 horas al día y después entre 14 ó 16 horas al día con el fin de evitar recidivas. ActuaImente lago se encuentra muy bien, es capaz de caminar y correr con absoluta normalidad como cualquier niño de su edad.